Abecedario de los invisibles

PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminar. Textos de Gustavo Duch

El acceso a los huertos de ciudad es un acceso inventado y que se camina a pie, sin urgencias. Superando cual telón, autopistas, vías de tren, rejas y rotondas, habitan Invisibles tras los Bastidores de la ciudad desafiando la propiedad privada, la especulación y tantas normativas castradoras. Por eso, con cañas, buganvilias y parras trepando por los Somieres, que como muros de piedra seca los delimitan, procuran camuflarse. Son altiva y honradamente Clandestinos.

No son personas campesinas quienes los cultivan y los cuidan, más bien son lingüistas o filólogas que abuenando y abonando con su Experiencia de emigradas de pueblo o con la voluntad de jóvenes sin techo y sin contrato “en su puta vida” – dicen, hacen de antiguos Descampados su antónimo.

jubiladaCon los huertos colindantes en Zurcidos que son abrazos y con roces no previstos, estas islas de fertilidad -rodeadas de cascotes y cemento por todas partes- conforman…

Ver la entrada original 315 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s