EL MEJOR ALIDADO DE LOS NEOLIBERALES

Francisco Parra Rodríguez

Esta mañana en los vestuarios de la piscina municipal escuche a dos bañistas una conversación que transcurrió por los derroteros siguientes: el de mayor edad mostraba su preocupación por el problema de la jubilación, que si se amplían los años de cotización, que si se alarga la edad de retiro,  si bien esperaba que, dada su situación laboral, la reforma no significaría un grave contratiempo para su próximo retiro, su interlocutor mucho más joven, indico que estaba pensando en suscribir un plan de pensiones privado, ya que aún a pesar de la reforma que se acordara, daba por seguro que la pensión pública en el futuro iba a dar para poco, ya que el estado está arruinado, los intereses que tiene que pagar son muy elevados, el gasto de las comunidades autónomas y ayuntamientos que no merma, y además tiene que atender los problemas de las cajas de ahorros, en fin que más vale prevenir que curar, seguidamente le hizo saber que hace pocos días había publicado la prensa local las condiciones del contrato de trabajo suscrito por la caja local y su director general, vaya sueldos, vaya retiros y vaya finiquito, y con la caja en proceso de absorción o de lo que sea, claro que concluyo: Si yo hubiera estado en el lugar del director general hubiera hecho lo mismo. Y así con tan rotunda afirmación acabo la plática entre los bañistas.

Cuantos miles de bañistas – pensé – hay de la misma opinión, que manifiestan su desconfianza en que el estado sea capaz de proporcionarnos en el futuro unas prestaciones y unos servicios colectivos, en condiciones de seguridad y calidad a las actuales, y confían en que entidades financieras y mercados, depositarios del ahorro individual, sean las únicas que garanticen las necesidades futuras de cada cual. Seguramente en la piscina municipal a la que yo acudo haya muchos más partidarios del buscarse la vida cada uno por si mismo, que en confiar en el buen criterio de todos a la hora de elegir como debe de ser nuestra pensión publica, nuestro colegio publico, nuestra sanidad publica o nuestra piscina publica. En estas circunstancias está claro que hay cobrar lo que más se pueda, tratando de ascender en la fabrica o en la oficina cueste lo que cueste y le pese a quien le pese para así llegar a ser ejecutivo y acceder a sueldos, bonus, retiros y finiquitos de los que disfruta el director de la entidad financiera local, también con la debida formación y presión sobre los políticos, catedráticos, médicos, magistrados y controladores aéreos también pueden disfrutar, con sus emolumentos públicos y privados, de parecidos privilegios para alcanzar una vejez grata y sin sobresaltos. Incluso los políticos se pueden apuntar a este veraneo en la Bahamas, ya que sociedades públicas, entes y organismos administrativos varios se aprestan a firmar retiros y finiquitos sin mayores exigencias de dedicación, y no digamos de los que han participado en la orgía de la construcción inmobiliaria, arquitectos, aparejadores, y otros profesionales que junto a políticos locales haciendo esta lectura individual de cosechar para luego recoger, se han dedicado a alicatar nuestras costa con pisos de elevado precio y reducidos costes. No les quepa duda de que los ejecutivos de los mercados que tanto daño nos han hecho, e incluso el malvado Madoff  justifican o justificaron en algún momento sus actividades en base a la moral calvinista de búsqueda ilimitada de las ganancias y del ahorro. Nuestra educación, nuestra salud, nuestras ganancias, nuestro ahorro y con ello nuestra pensión no es un problema colectivo es en definitiva un problema individual.

Y esta aquí la clave de como hay que entender a la sociedad española actual que ni se queja ni protesta ante tanto atropello: un día es la reforma laboral, al otro el recorte de los sueldos a los funcionarios, la eliminación de las prestaciones a los parados, la reforma de las pensiones y hoy la subida de la luz. El individualismo que nos lleva a pensar en que remontaremos la crisis actual, que mañana nos sentaremos en el sillón encurtido de los triunfadores, que conduciremos el 4X4 ultimo modelo, viajaremos y acordaremos negocios en el extranjero y al anochecer descansaremos plácidamente en un hotel de Catar una vez hayamos disfrutado de minimalistas majares; en fin lo que contemplamos todos los días en la televisión. El mismo individualismo que aconseja para nuestros hijos una educación tutelada por el sector privado, estancias en países anglosajones, y un curriculum que a parte de conocimientos, incluya relaciones y competitividad. En cuanto a la sanidad valga el modelo americano: los mejores médicos, investigación y hospitales privados. Y de cara al futuro: plan de pensión y estancia en el Caribe. Claro que ni el juvenil bañista, ni el esperanzado individualista a tenido la oportunidad de leer el articulo sobre los planes de pensiones que se puede descargar en la siguiente dirección web: http://ssrn.com/abstract=1101578

El estudio está elaborado por Pablo Fernández (Profesor del IESE y Titular de la Cátedra PricewaterhouseCoopers de Corporate Finance) y Vicente J. Bermejo (Research Assistant del IESE), y aquí les ofrezco un resumen:
“En los últimos 10 y 17 años, la rentabilidad promedio de los planes de pensiones fue inferior a la inversión en bonos del estado. Sólo 2 de los 170 planes con 17 años de historia tuvieron una rentabilidad superior a la de los bonos del Estado.
Ninguno de los 170 planes con 17 años de historia; 3 de los 511 planes con 10 años de historia; 2 de los 1597 planes con 5 años de historia y 2 de los 2007 planes con 3 años de historia tuvieron una rentabilidad superior al Índice de la Bolsa de Madrid.
A pesar de estos resultados, el 31 de diciembre de 2007, 10,4 millones de partícipes tenían un patrimonio de €86,6 millardos en 3.185 planes de pensiones. En 2007, ¡el 64,6% del patrimonio de los fondos estaba invertido en renta fija y tesorería!
El decepcionante resultado global de los fondos se debe a las elevadas comisiones (superiores a €1 millardo en 2007), a la composición de la cartera y a la gestión activa.
El resultado global de los fondos no justifica en absoluto la discriminación fiscal a favor de los mismos. En muchos casos, los inversores perdieron la desgravación fiscal con la que el Estado les indujo a invertir en fondos de pensiones en menos de 5 años (vía comisiones e ineficiencias en inversión y gestión). Parece obvio que el Estado tiene alguna responsabilidad en las pérdidas que millones de contribuyentes han sufrido y siguen sufriendo.”

Feliz Año

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL MEJOR ALIDADO DE LOS NEOLIBERALES

  1. JOSE LUIS COLLANTES VARILLAS dijo:

    Me alegro de tu artículo, creo que es una análisis certero de los tiempos que corren.
    Esta sociedad que nos ha tocado vivir se está volviendo cada vez más insolidaria a fuerza de predicar las máximas de consumo=felicidad.
    Así, no puede esperarse otra cosa que una proliferación desmedia del individualismo.
    Probablemente una gran parte de la culpa la tenemos nosotros por dejarnos convencer de que lo público equivale a un empleo derrochador de recursos y medios, auspiciado por políticos sin moral o con una doble moral que se compadece mal con la finalidad de servicio público que ha de perseguir todo cargo público para conseguir el interés general, que entendemos es siempre más alto que el interés particular.
    Pero, aun con este pensamiento individualista tan en boga, siempre acabamos acudiendo a Papá-Estado cuando, en el momento en que no encontramos otra defensa para nuestros intereses particulares, cuando no queremos o nos viene mal asumir las pérdidas del comportamiento individual, y tratamos de hacer “socialización/reparto” de las mismas, como tantas veces nos ha ocurrido (véase el comportamiento actual de la banca, sectores energéticos…)
    En fin, egoismo en estado puro, como el de los adolescentes.
    ¿Por cierto si nuestro análisis sobre los adolescentes, lo tenemos tan próximo como padres, a qué se debe que nos comportemos en algunas otras parcelas de la vida como ellos?
    ¿Maduraremos en algún momento y seremos merecedores de nuevos y mejores líderes a los que realmente les importe las grandes ideas, aunque su consecución comporte un largo plazo, el interés general, en suma, y no el particular de su “clan” y el de sus “adláteres”?
    Ojalá, espero ese momento.
    Un fuerte abrazo Paco.

    (Nota: Tu anterior escrito “Crear empleo en Europa” me ha parecido muy interesante. Remíteselo a los políticos de turno a ver si se les mueven las neuronas, y profundizan en tu línea que me parece muy apropiada)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s