El documento de la Fundación Everis

Francisco Parra Rodríguez

A nadie se le escapa que el documento de la Fundación Everis es un informe serio y en donde probablemente no se hayan escatimado ni medios humanos ni financieros para llevarlo a término. Es un documento amplio, ya que toca bastantes temas: sociedad, economía, política, etc… contextualizado todo ello en la encrucijada en la que se encuentra la sociedad actual: la globalización.

El eje motor del informe es la “marca país”, es decir la valoración que se tiene en el mundo global de la marca: España. Llama la atención de que nuestra sociedad, compleja como todas, se reduzca tan solo a eso: una marca. Mi mujer, mis hijos, mi madre y hermanos, tíos,…, es decir la familia amplia a que se refiere el informe, mi trabajo, los amigos, el colegio de mis hijos, el médico que me atiende, el café y sus tertulias, los paseos en bicicleta, las salidas a la montaña, todo ello se reduce a una marca. Mi vida y la de los míos mejorará si lo hace la marca España. No me negaran ustedes que esta forma novedosa de afrontar el futuro en este mundo globalizado.

Para mejorar la marca-país, que  se evalúa por los compatriotas que figuran en el ranking Fortuna Global 500 ó por el puesto que se ocupe en el Nation Brand Index o el Reputation Index, debemos afrontar un conjunto de cambios que  tendentes a:

-Ubicar al ciudadano como verdadero centro de gravedad del país

-Instaurar para cada agente un patrón de triple excelencia: medible, adaptable y conectado

-Vertebrar el modelo productivo sobre la agregación completa de valor a personas y conocimiento; bienes y servicios; capital financiero y marca-país.

– Garantizar en todo momento la coherencia integral del sistema-país.

Para ello proponen dieciséis actuaciones, que se agrupan en las siguientes ocho actuaciones:

  • Actuación 1. Nueva sociedad y mercado del talento
  • Actuación 2. Nueva competitividad global
  • Actuación 3. Nuevo estado de bienestar responsable
  • Actuación 4. Nuevo capital financiero inteligente
  • Actuación 5. Nuevas administraciones eficientes
  • Actuación 6. Nueva marca-país influyente
  • Actuación 7. Nuevo plano de estrategia-país
  • Actuación 8. Nuevos protagonistas sociales de la transformación

En definitiva el documento, aunque  contiene exceso de palabrería, propone una estrategia para competir en el mercado global no muy alejada de otras propuestas impulsadas por la propia UE que están  basada en la conexión de la ciencia con el mercado, es decir se trata competir en el mercado con nuevos productos o nuevos procesos que incorporen en su valor añadido un mayor grado de conocimiento, o si se prefiere  “now-how”. Esta estrategia lleva implícita cambios en el sistema educativo, ciencia e innovación, y procesos productivos, de manera que en el apartado sectorial se supere la especialización productiva española en los sectores: agro-alimentario, construcción, comercio, transporte y turismo impulsando las actividades de mayor contenido tecnológico, y tendiendo puentes para que reduzca la brecha entre mico empresas, pymes y gran empresa.  En su opinión, exige cambiar el estado de bienestar no recortando derechos, sino rompiendo las brechas y asimetrías que existen entre quien define y presta los servicios del estado de bienestar y por otro lado quien los usa y los financia. En definitiva, parece necesario el separar la función del estado como legislador y regulador del sistema de bienestar  de la de prestador  de los servicios que lleva aparejados, el romper brechas y reducir asimetrías de información entre quien define y presta los servicios de estado de bienestar, para que se entienda equivale a dar paso a agentes privados para prestar los servicios del estado de bienestar  que usa y financia el ciudadano. La transcendencia de los mercados financieros a la hora de crea y “destruir” valor en el sistema y la sociedad requiere de un capital financiero inteligente: racionalización, profesionalización, conexión con los agentes y usuarios potenciales, mayor capacidad de regulación y autoregulación para detectar y anticiparse a anomalías, excesos y burbujas. En relación con la administración la vertebración del estado en múltiples ámbitos de actuación (geográficas, competencias, intermediarios, etc…), se considera pasado y caduco, haciéndose necesario una revisión profunda del papel, alcance, modelo de prestación y ámbito de proximidad de las AAPP. El poner el valor la marca-país se hace tarea de todos, y por tanto una cuestión estratégica, que exige de la definición de un plano estable y claro en el que se desenvuelvan los ejes de transformación estructural del país, transcendiendo los ciclos electorales, lo que viene a decir que la educación, ciencia e innovación, política energética, identidad productiva y estado de bienestar, han de consensuarse, constituirse en políticas de estado, y no ser objeto de la controversia política diaria.  Finalmente, se hace necesaria la existencia de nuevos espacios  de comunicación entre administración y ciudadanos, que permitan reducir los tiempos y costes entre la percepción de un problema y su solución, y permitan escuchar la opinión de ciudadano.

Más o menos este puede ser un resumen de una primera lectura del documento, que procediendo de la cúpula empresarial española, tiene la virtud de establecer como reto para nuestro país, amén de la sostenibilidad económico-financiera, la sostenibilidad social y la medioambiental, aunque en el plano discursivo de las actuaciones las dos últimas  sostenibilidades dejan de tener presencia.

Tabla 1: Los 16 grandes retos de España

Reto

Definición de una identidad productiva singular para el país

Refuerzo de la Sociedad del Talento global

Mejora de la productividad total de los factores

Sofisticación de la oferta en bienes y servicios

Definición de un modelo de Estado del Bienestar responsable (equilibrado y sostenible)

Sofisticación sostenible de la demanda

Acercamiento al Ciudadano y personalización del modelo de bienestar

Sostenibilidad económico-financiera

Sostenibilidad social

Sostenibilidad medioambiental

Posicionamiento-país positivo, singular y creíble

Capitalización del posicionamiento geoestratégico del país

Exposición y movilidad globales

Representatividad, equilibrio e independencia de Poderes

Fiabilidad y adaptabilidad de las instituciones

Corresponsabilidad (ciudadana y administrativa) entre derechos y deberes

Fuente: “Un momento clave de oportunidad para construir entre todos la España admirada del futuro”. Fundación Everis.

Es un documento  realizado desde la visión empresario global, diseñado con lenguaje empresarial, con una serie de ideas que reiterativamente se exponen para que queden fijadas en la mente del lector, la más importante quizás, como ya dije, valorizar la marca-españa, para nada se indica que el fin último de la actuación política sea la mejora del bienestar de todos los ciudadanos, en todos sus ámbitos: económico, social o medioambiental.

Es un documento que no cuestiona el mercado, más bien lo que pretende es extenderlo, al sistema de educación, ciencia, innovación, bienestar social. Algunos pensábamos que instruirnos era un valor en sí mismo, nos hacía mejores personas, más reflexivas y comprensivas, pero no, parece ser que el valor de la educación ha de supeditarse a producir mejores bienes y servicios; la ciencia ya no tiene como principal propósito el mostrarnos la realidad del mundo que nos rodea, también su razón de ser es la competencia en el mercado global. Las referencias a las personas a lo largo del documento se circunscriben a la concepción de Ciudadano-depositario-de-valores, ciudadano-elector, ciudadano-consumidor, Ciudadano-financiador y Ciudadano-productor, en definitiva lo que los ciudadanos somos para las multinacionales se reduce a ahorradores y “prosumidores”; vaya palabreja, no me negaran que es toda una superación de la conceptualización del ciudadano desde la declaración de los derechos individuales de la Revolución Francesa.  En el texto cuando se trata de los aspectos económicos se deja bien claro que es la eficiente asignación que resulta de la mano invisible del mercado, la misma mano invisible que nos ha llevado a construir más vivienda de la que necesitamos, la que ha de reorganizar la estructura productiva resultante:

“La identidad productiva del país, esto es, cuáles deben ser las configuraciones generales de producción de España en términos de posicionamiento frente al resto de competidores globales, factores de producción fundamentales (trabajo, conocimiento, tecnología, etc.), niveles de sofisticación de oferta y demanda, criterios de medición del éxito, parámetros de imagen de marca, etc. No se trata por lo tanto de un modelo pick the winners (esto es, elegir a las empresas tractoras y diseñar una estrategia pensada para favorecer su crecimiento), ni de un enfoque pick the topics (es decir, elegir a los sectores clave e incentivarlos), sino más bien de un planteamiento pick the patterns: se selecciona el conjunto de ingredientes ganadores que definen la identidad y las bases de competitividad global que se quieren en el país, y se crea las condiciones de contorno para favorecer su expansión. El mercado será el último responsable de determinar los sectores, jugadores, y bienes y servicios ganadores”

No cabe declaración más clara de que el Estado debe abstenerse de intervenir en la economía.

En un recuadrado aparece la siguiente afirmación.

«El denominado “golpe de estado de los Mercados”, sencillamente es que los Mercados ya se han cansado de gente cortoplacista tomando decisiones para el largo plazo».

La reciente crisis ha sido un vivo ejemplo de ello, los mercados financieros cansados de gente cortoplacista y tomando decisiones de largo plazo,  financiaron la expansión creditico-inmobiliaria en los EEUU, RU, Islandia, Irlanda y en España, de la misma forma que ahora niegan el crédito a empresas productivas y se interesan por las deudas públicas. En cualquier caso es una bonita frase para justificar las diferentes reformas pendientes sobre la economía española: flexibilidad laboral, pensiones, cajas de ahorros, estado de bienestar; que como verán todas ellas tienen cabida en el documento de la Fundación Everis.

En lo que respecta al mercado, llama poderosamente la atención las reflexiones sobre el sistema financiero del futuro:

“El capital financiero sigue siendo el combustible que alimenta el motor de un país y el aceite que lubrica sus engranajes. Pero ha cobrado una trascendencia inusitada a la hora de crear o destruir valor en el sistema y la Sociedad. Al mismo tiempo, el Sistema Financiero se ha complicado en términos de agentes (públicos y privados, formales e informales), productos y servicios, modelos de intermediación y negocio.

El concepto de capital financiero inteligente que se plantea aquí se cimienta en una racionalización y profesionalización de agentes e instrumentos, una conexión con todos los agentes y usuarios potenciales (incluyendo colectivos muy pequeños y singulares, en particular todos aquellos relacionados con la Economía del Conocimiento), todo ello combinado con una mayor capacidad de regulación y auto-regulación para detectar y anticiparse a anomalías, excesos y burbujas. A todo ello, hay que sumar una mayor transparencia, integridad, y responsabilidad, así como una separación nítida entre interés político/social y lógica financiera.”

Reconocer que hay que anticiparse a anomalías, excesos y burbujas, es reconocer implícitamente que estas se van a volver a dar, lo que viene a decir que el sistema financiero en particular o la economía de mercado en general, no funciona correctamente, no asigna eficientemente y da lugar a anomalías, excesos y burbujas. Pero no me negaran lo original de la solución que se propone: la racionalización y profesionalización de agentes e instrumentos. ¿Entonces en manos de quien estábamos?

La verdad es que dudo de esta estrategia, no solo en su filosofía, eso de convertirnos en “prosumidores” y poner en valor “todas” las inquietudes de “todos” al servicio de la producción de bienes y servicios exportables y de alto contenido tecnológico, sino también en su contenido estrictamente económico yerra.  Primero se aparca al estado de toda intervención, más bien el objetivo último es adelgazarlo por los servicios del estado de bienestar;  y las transformaciones de la estructuras productivas en España, al menos en lo que yo sé, siempre han venido de la mano de la intervención del estado en la economía: el plan de estabilización del 59,los planes de desarrollo, la reconversión y la reestructuración industrial, el FEDER; siempre el estado construyendo polígonos, ofreciendo financiación, facilitando el cierre de empresas, la modernización de las mismas, construyendo infraestructuras, y ahora primando el desarrollo eólico. Aznar liberalizó (desregularizó) el suelo y ya ven a donde nos ha llevado el mercado. Por cierto, muchas de estas empresas que firman han sido directas beneficiarias de estas intervenciones.

La estrategia económica es además errónea porque se fía al mercado exterior las condiciones de nuestro crecimiento futuro, ser competitivos a nivel global conlleva que podremos defendernos de importaciones y a la vez exportar al mercado global, y para ello basta mejorar el sistema de educación-ciencia y cambiar algunas aptitudes vitales. Estarán conmigo que el comercio exterior lo que hace es poner en solfa las ventajas competitivas que tiene cada país, y es evidente que si toda la manufactura industrial procede de asía es porque allí son más competitivos por tener salarios más bajos, muchos otros países obtienen ventajas en mercados en donde son necesarios los recursos naturales que solo ellos disponen, y otros, es verdad, son competitivos por ofrecer bienes con un contenido tecnológico mayor que otros. Si las divisas fluctuaran tal y como deberían de hacerlo, los excesos prolongados de superavit comercial obligarían a una revaluación de la moneda, los países exportadores reducirían su saldo comercial realizando menores exportaciones y mayores importaciones, se equilibraría el comercio internacional y se consolidaría dicha especialización productiva entre países. Como todos ustedes pueden comprobar esto último no funciona y hay países que con divisa baja pueden avanzar en su especialización productiva desde productos de manufactura a otros más tecnificados, y seguramente esto pasará con china, que no solo ya vende algo más que manufactura barata otros países emergentes, sino que más tarde que temprano empezará a producir y vender bienes con contenido tecnológico a las economía americanas y europeas. Esto ya lo hizo Corea del Sur.

Aumentar el conocimiento en nuestra fase productiva no evitará el que tengamos que competir con Americanos, Alemanes, Franceses, Ingleses, etc… tampoco evitará que tengamos que competir con los asiáticos en condiciones de costes muy pero que muy diferentes, ni evitará que las pocas unidades de conocimiento de que disponemos en el país, algún día hagan las maletas y se desplacen al oriente en busca de “conocimiento” al menor precio. Dejar al albur del mercado en donde aplicar nuestro conocimiento es jugar a caballo perdedor.

La generación española actual es la mejor formada, dicen, y sin embargo su tasa de paro supera el 50%, desespera ver a profesionales formados, con estancias en universidades extranjeras, sobrevivir a base de becas que sólo les ofrecen las AAPP. ¿Qué hacemos con ellos?.  En España el nivel formativo de la población asalariada sobrepasa con creces la titulación que exige el puesto de trabajo que ocupan, los asalariados con formación universitaria son un 25%, los puestos de trabajo que cotizan en los niveles de titulados un 15%; y todavía nos falta formación. Si la mano invisible asignará eficazmente desde luego que hace tiempo que no tendríamos tantos albañiles, transportistas, camareros, etc… aunque lo paradójico del caso es que más de un albañil, transportista  ó camarero tiene algún título universitario en España.  Pero al fin y al cabo son “prosumidores”.

El documento de la Fundación Everis seguramente tendrá más contenido de lo que hasta ahora se ha difundido, pero no me negarán que a tenor de lo publicado, lo que nos espera conocer es para estar al menos mosqueado.

Fuente: “Un momento clave de oportunidad para construir entre todos la España admirada del futuro”. Fundación Everis.

http://www.fundacioneveris.es/Images/TransformaEspa%C3%B1a_tcm32-71088.pdf

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El documento de la Fundación Everis

  1. Marc de Zabaleta Herrero dijo:

    Excelente trabajo

    Mark de Zabaleta Herrero

  2. JOSE LUIS COLLANTES dijo:

    Hola Paco,
    Tenía pensado contestarte hace un montón de días, pero se me complica el tiempo y no veo el momento.
    Dices bien en tu artículo. Si nuestras cabezas más pensantes son las que han elaborado este documento, Dios nos asista.
    Si las soluciones a nuestros problemas sólo van a venir del mercado ¡lo tenemos claro!
    Creo que tanta materia gris podría emplearse más a fondo para dar un color más brillante a las materias tratadas.
    No sé, quizá sea conveniente pensar que quede “algo nuevo” por descubrir aún que nos pueda salvar de esta telaraña consumista (prosumista) en la que parece que nos pretenden perpetuar.
    ¿Nos hemos convertido todos en “homo economicus/prosumidoris”? ¿Es lo más importante para nosotros? ¿No somos más que eso?
    Por supuesto que sí, y lo cierto es que cuando un modelo se agota, otro nace, pacífica o violentamente; pero se hace camino.
    Cada vez estoy más convencido de que hemos entrado hace tiempo en una época de “crisis”, y no solamente económica. Crisis en un sentido amplio, que en el fondo no significa más que una rotura de modelos, estereotipos, ya sean artísticos, ideológicos…
    Probablemente nos empeñamos en aplicar recetas antiguas a problemas nuevos.
    Las formas cambian pero el fondo permanece: la acumulación de capital, antes basada estrictamente en modelos industriales está transformándose a toda velocidad tomando como base otros vehículos: servicios en su sentido amplio, con mayor o menor valor añadido, incluyendo los financieros.
    A mi juicio, actualmente existen más posibilidades de llegar a esa acumulación de riqueza y con una clara tendencia a llegar cada vez más rápido.
    El resultado de todo ello es que socialmente acaba admitiéndose/aceptándose este tipo de filosofía del “ganador/especulador”, no por lo que contribuya al crecimiento de la riqueza real del conjunto sino por el poder que es capaz de adquirir y la influencia que es capaz de provocar en los comportamientos de los demás para conseguir sus fines.
    En definitiva, “muchos” se “suben” a participar del modelo especulativo, incluidas las fuerzas sociales que deberían establecer patrones o modelos de convivencia y solidaridad (partidos, asociaciones gubernamentales o no gubernamentales…)
    Mientras no aceptemos que, para atajar un problema “económico “que sobrepasa el ámbito nacional se necesita la unidad de acción entre distintos reguladores, mal nos irá.
    Peor aún si no aceptamos el hecho mismo de que deban existir reguladores siquiera a nivel nacional y que deba confiarse la “solución esperanzadora” al “laissez faire, laissez passer”, que en definitiva es el recurso a “los mercados”.
    Como si los mercados, como bien dices en tu artículo de “Mercados Racionales”, fueran, eso, racionales, de libro, de plena competencia, en un mundo como el nuestro en el que el poder, casi siempre se decanta en favor de “los mismos” ¡qué casualidad!
    Bueno Paco, te felicito por tus buenos análisis y buenas aportaciones.
    Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s